Veronica Gonzalez | COLABORACIÓN DE VARIOS TRADUCTORES JURADOS EN UN MISMO DOCUMENTO
15514
post-template-default,single,single-post,postid-15514,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-1.0,qode-theme-tresdedos,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

COLABORACIÓN DE VARIOS TRADUCTORES JURADOS EN UN MISMO DOCUMENTO

COLABORACIÓN DE VARIOS TRADUCTORES JURADOS EN UN MISMO DOCUMENTO

A veces, los traductores jurados hemos de trabajar conjuntamente con otros colegas de otros idiomas, dado que se introducen términos en varios idiomas, bien porque el país de origen dispone de una co-oficialidad lingüística de dos lenguas, como es el caso de Bélgica, Suiza, Canadá, o bien porque el propio idioma ha adquirido ya determinados términos en otra lengua, normalmente el inglés, por lo que nos vemos obligados a intervenir varios traductores jurados en un mismo documento.

Y, ¿por qué sucede esto? Pues porque los traductores jurados estamos autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores español para traducir de la lengua española a otra lengua y viceversa, lenguas para las que estamos habilitados tras superar unos exámenes ante dicho Ministerio. En ocasiones, hay colegas que han aprobado los exámenes para varios idiomas y, por tanto, ellos mismos podrán intervenir con una sola firma y certificación en dicho documento. No obstante, lo habitual es que convengan dos traductores jurados. Lo que os voy a contar es un caso real y reciente que suele ocurrir en mi profesión como jurada de inglés. Una clienta necesitaba traducir un certificado académico del italiano al español pero el título del Master que había cursado figuraba en lengua inglesa. ¿Qué se hace en estos casos? Hay dos opciones, una más ortodoxa que la otra, y yo prefiero siempre la versión larga de dicha opción porque sé que así el cliente no tendrá problema alguno a la hora de presentar su documentación en el organismo de destino a fines de convalidación. No obstante, algunos colegas traductores prefieren la vía corta, que es dejarlo en inglés sin que haya intervención de un segundo traductor y ésta suele ser la menos aconsejable porque además de que le pondrán problemas al cliente está claro que todo buen traductor ha de poner una nota del traductor explicando el sistema de calificaciones en el país de destino para que se pueda entender bien. No se puede dejar, por ejemplo, una “B” o un porcentaje “65%” como calificación de una asignatura en inglés porque en España ese no es el sistema, sino que hablamos de “notable” “sobresaliente”, etc. Por tanto, cuanta mayor aclaración figure en una traducción jurada mayores garantías de seguridad “jurídica” incluso, aparte de “administrativa” dispondrá dicho documento traducido.

La cuestión aquí es que aunque el traductor de italiano entienda y hable inglés y sepa traducir dicho título del inglés al español, al ser una traducción jurada y estampar su sello y firma no puede hacerlo porque el Ministerio no le autoriza a ello; de ahí la participación del colega traductor jurado de inglés que “termina de traducir” por así decirlo, a español, la totalidad del documento para que el funcionario español, en este caso, disponga de la traducción completa al español del certificado italiano original con “flecos en inglés”.

Espero y deseo hayáis entendido un poquito más en qué consiste nuestra profesión del traductor jurado. ¡Hasta la próxima!



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies