Veronica Gonzalez | ¿A cuántos retos se enfrenta un intérprete en una sola jornada?
277
post-template-default,single,single-post,postid-277,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-1.0,qode-theme-tresdedos,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

¿A cuántos retos se enfrenta un intérprete en una sola jornada?

¿A cuántos retos se enfrenta un intérprete en una sola jornada?

Interpretar no es una tarea fácil, se requiere de cierta técnica, pero también de una habilidad innata en el ser humano que codifica en su mente todo aquello que dice el ponente. Esta dificultad se incrementa cuando los diferentes ponentes del mismo Congreso tienen acentos muy marcados pero totalmente distintos entre ellos y, además, se añade el agravante que es un Congreso con terminología específica de diferentes disciplinas médicas, como la fisioterapia, la anatomía, la radiología, la neurología, etc. El intérprete no sólo debe dominar dos idiomas, sino que además ha de saber de todas estas especialidades médicas y entender bien los diferentes acentos.

En la interpretación simultánea del jueves pasado tuve la «suerte» de hacer oído en «inglés israelí», «inglés cerrado del norte de Inglaterra», «inglés irlandés» e «inglés sueco»; aunque a eso ya estamos «acostumbrados», como también lo estamos desgraciadamente a que, en muchas ocasiones, ni tan siquiera dispongamos de las ponencias, lo que dificulta la preparación de la terminología; y, por si no fuera suficiente aún, la tendencia del ponente a hablar a todo gas, tan deprisa como le permiten sus cuerdas vocales emitir sonidos.

En esta ocasión, nos facilitaron las ponencias un par de días antes, pero el mismo día del congreso los ponentes nos hicieron entrega de sus nuevas presentaciones y, una vez en el estrado, iban saltando el orden constantemente y con una velocidad ciertamente nada fácil de seguir.

Si piensan que ya no podíamos encontrar más obstáculos, se equivocan, pues a todo ello se añadió el uso desmedido de abreviaturas y acrónimos, de manera continuada. Sin embargo, a pesar de todas estas dificultades, el compañero y yo salimos airosos de esta interpretación, y nos atrevemos a decir que saltamos cualquier barrera que se nos imponga porque somos profesionales de la interpretación; aunque si alguna vez fallamos, no nos juzguen muy duro pues también somos humanos.

 

 

 

 

 

Gracias clientes por seguir confiando en TRAYMA  Verónica González



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies