Veronica Gonzalez | APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD DE SER MEJORES, HAGAMOS LAS COSAS CON CALMA Y DEDICACIÓN PLENA
15935
post-template-default,single,single-post,postid-15935,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,paspartu_enabled,qode_grid_1300,qode-child-theme-ver-,qode-theme-ver-1.0,qode-theme-tresdedos,disabled_footer_bottom,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD DE SER MEJORES, HAGAMOS LAS COSAS CON CALMA Y DEDICACIÓN PLENA

APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD DE SER MEJORES, HAGAMOS LAS COSAS CON CALMA Y DEDICACIÓN PLENA

Esta situación que estamos viviendo puede llegar a resultar didáctica en tanto en cuanto sepamos aprovecharla. Si profundizamos en nuestro interior y dejamos el “hacer” por hacer y nos centramos en el “ser”, (esto me lo enseñó una buena amiga a quien he de agradecerle a diario esos buenos consejos que me brinda) nos daremos cuenta que ante todo, somos personas. No importa si somos empresarios, funcionarios, agricultores, marineros, todos y cada uno de nosotros tenemos las mismas necesidades biológicas y sociales.

Se suele decir que “la Naturaleza es sabia” y en estos días creo que nos damos cuenta de que este estilo de vida en el que no tenemos tiempo ni para mirarnos al espejo no nos gusta nada. Debemos mirarnos, cuidarnos y mimarnos a diario, no es un acto de egoísmo sino todo lo contrario. Durante mucho tiempo hemos estado corriendo de un lado para otro sin apenas tener tiempo para nosotros mismos ni para los nuestros así que el Universo ha dicho: “basta ya”, “abrid los ojos y espabilad”. Nos está dando una lección para aprender de ella, no para regresar a lo mismo. Se dice mucho que esto es TEMPORAL, y sí el confinamiento es temporal, pero espero y deseo que no sea temporal nuestro cambio de pensamiento, de actitud y de comportamiento. Ahora tenemos algo más de tiempo para pensar y reflexionar y actuar con calma. Se nos ha castigado a un encierro o arresto domiciliario a todos y cada uno de los seres humanos que conforman este planeta y hemos de preguntarnos el por qué. La respuesta es clara, a mi entender, así que yo tomo nota y deseo que nuestros clientes y proveedores también. Hagamos las cosas a su debido tiempo y dejemos que fluyan las cosas con normalidad, sin prisas, sin urgencias, sin atosigamientos. Si todos nos concienciamos, unidos lo conseguiremos.

En el sector de la traducción llevo tiempo diciendo que las nuevas tecnologías nos han hecho esclavos pues se nos pide inmediatez, aún recuerdo cuando empecé a trabajar como traductora hace 20 años que me enviaban un texto de 4 páginas a traducir por fax o módem y me daban un plazo de entrega de una semana. En los últimos años, esas 4 páginas las quiere el cliente traducidas en 1 hora o menos. Eso no puede ser bueno para nadie, y todos lo sabemos y nos quejamos de ello pero no hacemos nada. Hoy, el mundo ha hablado por todos nosotros y ha dicho: “Parad, a casa castigados, pensad y actuar en consecuencia”.

A todos en todo el mundo nos ha cambiado la vida, la forma de relacionarnos y de pensar en lo que es prioritario de verdad en la vida que es la SALUD. Por ella, hemos de estar unidos. Esperemos tener una mayor conciencia personal y social, es decir, interior y exterior tras esta situación sin igual.



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies